APPETITE underworld..!
Go Back HOME

APPETITE press

we'll always love them talking about us...

This is only a selection of press we've had in the last years. If you have an article that you want to have included, or you want to do a story about us, please contact me at letscreatechaos@gmail.com
gogogo

APPETITE HOME
For More PRESS click HERE

new york times

Argentine Nights - by Denny Lee
New York Times - 15/03/2008
Ver Nota / See Article

NYLONnylon

Nylon Guys 2009
Ver Nota / See Article


black book

Industry Insiders: Daniela Luna, International Party Girl
Whitney Weiss - BlackBook - October 2009
Ver Nota / See Article

LA RAZON
la razon

La Razon 11 de abril, 2009
Nota de Tapa / Cover Story
Ver Nota / See Article

VIVA
appetite viva

Revista Viva de Clarin - por Ana Laura Perez
Appetitosa - 2009
Ver Nota / See Article

war club

Time Out
Ver Nota / See Article

 

Frieze
APPETITE Frieze
Selection of press about the APPETITE stand at Frieze Art Fair 2008
Ver Notas / See Articles

cnn

Daniela Luna Appetite Frieze

By Anouk Lorie - 2008
Will the art bubble burst?
Ver Nota / See Article

critica

critica

Una Galería argentina triunfadora - Diario Critica - 2008
Ver Nota / See Article


Daniela Luna: Nueva generación de galeristas - Laura Batkis - Arte al Dia online - 16/07/2008

ver nota

ver link

 

Daniela Luna galerista y dueña de appetite - Crítica de la Argentina - 02/06/2008

ver nota  

Appetite Gallery – Visions of Excess - by Kate Stanworth - 25/04/2008

ver nota

ver link

 

d-mode - 2008

ver nota  

Bulletins From a Bustling ‘Undiscovered’ Land - Holland Cooter - New York Times - 19/11/2007

ver nota

ver link

 

Del flog a la galería - ciudad.com - 06/07/2007

ver nota

ver link

 

Con nombre y apellido - El Principe - La Nacion - 04/07/2007

ver nota

ver link

 

Mucha vida. Para volver a ver -Victoria Verlichak - Revista Noticias - 2007

ver nota

ver link

 

Arte de Exportación - Actualidad del arte - Ámbito Financiero - 14/05/2007

ver nota

ver link

 

Con nombre y apellido - El Principe - La Nacion - 06/04/2007

ver nota

 

Preferiría sí hacerlo - Natali Schejtman - Radar - 18/03/2007_DE_GALERISTAS

ver nota

ver link

 

La galería de arte Appetite estrena espacio y sigue creciendo - Mercedes Ezquiaga - Telam - 14/03/2007

ver nota

ver link

 

Gritan los chicos, suenan las bocinas - Melina V. Dorfman - La Nación - 26/02/2007

ver nota

ver link

 
new york times

Making the Most of Those Long Argentine Nights - Matt Gross - New York Times, 04/02/2007

ver nota

ver link

 

Marina Mariasch - Rolling Stone - 12/2006

ver nota  

inrokuptibles
Javier Villa - Inrokuptibles - 12/2006

ver nota  

estudio abierto - institucional - 11/2006

ver nota endless appetite
My favourite ten - Mariano del Aguila- Plan V - 11/2006 ver nota  

Gallery Exhibitions - Oscar McLennan - ArtInfo - 11/10/2006

ver nota

ver link

 

Debate optimista: Luna versus Laguna - clarín digital - 05/2006

ver nota  

arteBA 2006: Primeras impresiones... - Patricia Blasco - artfacts.net - 05/2006

ver nota

ver link / deutsche

 

barrio joven - Clarin digital - 27/04/2006

ver nota  

De la experiencia del yo al nosotros - Daniela Luna - Canecalón

ver nota

 

Dani Luna, La Appetitosa - Kiwi Sainz - D-Mode - 05/2006

ver nota  
Tinderbox... la máquina imposible - Araceli García - ARTISTAS DE BUENOS AIRES - 21/04/2006

ver nota

ver link

 

Interviniendo remeras - Eric Londaits - proyecto V - 07/03/2006

ver nota

ver link

graffity

Cómo tener una remera nueva hoy - La Nación Espectáculos - 5/03/2006

ver nota  

Los pequeños crímenes, Luciana Lamothe - Mariano del Águila - Clarín - 07/10/2005

ver nota lamothe

Un espacio artístico para todas las edades - Susana Aguirre - La Ciudad - 19/07/2005

ver nota appetite

Gente en foco: Daniela Luna - Carolina Puppo - Clarín San Isidro - 27/04/2005

ver nota daniela luna

And the Winners are... - Buenos Aires Herald - 2005

ver nota  

 

2009


Daniela Luna Appetite

Industry Insiders: Daniela Luna, International Party Girl

By Whitney Weiss

October 20, 2009

Buenos Aires gallery owner Daniela Luna is just as likely to be caught reading The Harvard Business Review as she is to be seen dancing on a pole at six in the morning. She's the outspoken mastermind behind Appetite, where you can't turn a corner without coming face to face with photographs of sizable cocks, or more recently, a gigantic pink inflatable bear with breasts. Some of the city's best DJs have made their debuts at her War Club parties, and with Appetite showing everywhere from Lithuania to London, this international gallery is becoming more than just a downtown destination for the scrappy chic.

 

How did Appetite start?
I was having a very bad time of my life and I said, “Okay, now I want to do something productive.” I am one of the few freaks who really loves working, so I decided I wanted to do something of my own. I thought first, “I’ll do fashion design.” I realized I wanted something that included people. I decided to go with contemporary art because that’s the excuse for doing anything. If you’re doing contemporary art, you can do music, you can do design, you can do whatever you want.

And the sex angle?
I really like working with sex, mostly because I like artists to express themselves with no censorship, and of course, sex is a very important part of life. I wanted the artists to be able to do whatever they want, but also I wanted it to be strong as a gallery and to have international projection. That was something that was seen as a contradiction. Also, I had almost no money. When I began, I could only survive for six months, and if it didn’t work, I lost everything. It was a big challenge, but I like challenges. I was the first gallery in San Telmo.

Besides New York and Buenos Aires, where have you taken Appetite?
I’ve been working in Miami. I’m going tomorrow to London, and I’m starting work in China. When I wanted to get into Frieze Art Fair, no other Argentinean gallery had ever gotten in. Everyone said, “No, no way, it’s impossible.” I said I was going to do it, and I did.

When I first got here, I heard that you threw the best parties.
I love that! Well, it’s true. Some of them go until the next day, and then I put some mattresses on the floor for people, and they wake up again and go on partying. Because if you get what I do with art and with artists, it’s going to be the same kind of spirit. It’s always about experimenting. I try to work with the best new DJs and at the same time invite artists to do performances and video. I’m a party girl, so that’s why I know how to give a party. I know the best from New York, to Moscow, to Lithuania, to London. Wherever I go, I know how to find the parties.

Which are your favorites in Buenos Aires?
Well, my parties are the world-class parties. But after that, the best of the best is Zizek. They have, of course, the good nights and the not-so-good nights, but I really like what they do. They started around the time that I did, and many of their DJs played here in the beginning. At the opening party for Appetite, I had some people from Mexico from this amazing record label, Nuevos Ricos. They came here with some of the people from Zizek. Also, Santera. They’re doing it in Niceto. It has kind of the spirit of Zizek, music that is very different.

You spend a lot of time in New York. What are your favorite parties there?
I really like Six Six Sick. I go all the time because the girls are really fun. I like how they dress. Before, I used to go to Misshapes, but then that closed. I was always dancing on the pole there. When I’m in the mood for something much more relaxed, I go to Darkroom. Usually I prefer crazy, of course. What I DON’T like of the New York parties in general is that they finish so early. Down here, we are very night people. In New York, I always get there at two or three when the party’s already finishing, and I want to kill myself! I try to be early, but I can’t. I just can’t.

What does Argentina do right with contemporary art?
We have lived in crisis for many, many years. Maybe always. We’re very used to that, so we can handle it. Here in Argentina, you say, atarlo con alambres, “tie it with wire.” So you don’t have things, you just tie it with wire. And that’s something that’s mostly positive because art is very creative and very expressive, and if you don’t have the money, you’ll find another way. ver link

indice

Nylon Guys

Nylon
Nylon

Nylon

Revista VIVA de Clarin - por Ana Laura Perez - 2009

viva

viva

viva

La Razon 11 de abril, 2009
Nota de Tapa

Cover Story

la razon

La Razon

razon

la razon


TIME OUT
see more of WAR CLUB
war club

 

2008

Appetite and its unique approach to contemporary art is the first argentine gallery selected for Frieze Art Fair–one of the most important contemporary arts fairs in the world
Appetite was launched in 2005. Its founder and director, Daniela Luna, has positioned the young Argentine emerging artists on both exclusive markets Buenos Aires and New York. Appettite is now landing in the UK to attract important collectors and artists from around the world.
Daniela Luna says "We are very excited with our first participation in FRIEZE, and we hope to establish a long term relationship with this very prestigious fair. We are here to show the most creative Argentine cutting edge artists and to position Argentina as a top contemporary -art place in South America"
Appetite has been recognized by the international and national press as one of the most unique and outstanding contemporary galleries. Bizarre and atypical, Appetite is a new center of experimentation in Buenos Aires and is attracting an increasing number of collectors, artists and tourist visiting Argentina.


appetite Friezeindice


Text by Francesca Gavin :

It is impossible to say one gallery was a highlight here – there's so many and in the end they all blur together. The thoroughness when we begin at A1 fades by the time we hit H15. A few spaces stood out - the crazy installation by Argentian gallery Appetite which included old rubbish, neon paintings and a small man in a green cardboard outfit making chaos with tape (Diego de Aduriz).

http://www.dazeddigital.com/article/1329/1/FriezeWeekDay2

Daniela Luna Appetite Frieze

Daniela Luna, owner of Argentinian "Appetite" gallery, tries to survive the financial crisis by eating visitors' food leftovers.

By Anouk Lorie

At the annual Frieze art fair in London's Regents Park, Argentinean gallery Appetite, literally blended their art with the credit crunch.
The artists and gallery owner Daniella Luna ate remnants of visitors' food and slept only when a visitor was kind enough to offer them a roof.

[...]

Some artists might beg to disagree.
Angry with his financial situation, one of the artists at Appetite gallery, Marcelo Galindo, caused a frenzy when he ran around the fair naked. "We have to learn how to survive these difficult times" says Daniella Luna.
Her words ring especially true as Appetite did not sell any of its works-- it seems the art public might not be ready to hear the words "survival" just yet.

http://edition.cnn.com/2008/WORLD/europe/10/20/art.world/index.html?iref=intlOnlyonCNN

By ROBERTA SMITH Published: October 17, 2008


There are the usual gimmicky showstoppers, like Petroc Sesti's "Perpetual Void," a large glass sphere of clear oil in which a braidlike vortex twists perpetually, seemingly down the drain. But with first-time exhibitors from China, Turkey, India and Argentina (from Buenos Aires, Appetite, where the work of about 10 artists is displayed in a kind of continuous trash heap), Frieze still managed to provide a random snapshot of an increasingly global and youthful art world in transition.

http://www.nytimes.com/2008/10/18/arts/design/18frie.html?_r=1&scp=1&sq=appetite%20frieze&st=cse&oref=slogin

15/10/2008 La feria de arte Frieze trata de desafiar a la crisis económica

Uno de los proyectos más originales y que más fuertemente contrastan con el lustre de toda la feria corresponde a la galería argentina "Appetite", de Daniela Luna, cuyos artistas se dedican a recoger toda la basura -vasos de papel, botellas vacías- que generan los participantes y visitantes de Frieze.

La galerista, que acaba de abrir un espacio en Nueva York, dijo que esa instalación de desperdicios está también a la venta.

http://www.publico.es/agencias/EFE/165096/feria/arte/frieze/trata/desafiar/crisis/economica

http://www.elcultural.es/noticias/ARTE/503292/Los_galeristas_espanoles_acuden_al_Frieze_de_Londres_expectantes_ante_la_crisis

http://caracas.eluniversal.com/2008/10/15/cul_ava_feria-de-arte-frieze_15A2071369.shtml


Emerging art market frosty at Frieze

" Daniela Luna, curator of Appetite, the first Argentinian gallery to show at Frieze, said the financial markets had not helped the emerging art scene in Buenos Aires, but they were able to survive because of their low overheads and the fact they create much of their work out of "junk from the streets".

http://www.wealth-bulletin.com/portfolio/alternatives/content/2452190514/

REVISTA alemana, empiezan su review de Frieze hablando de Appetite:
Londoner Frieze Art in Zeiten der Finanzkrise

London (dpa)- Die Leute von der Galerie Appetite sitzen mitten in einem Müllhaufen aus Kaffee-Bechern und Wasserflaschen. Über ihnen hängt ein Plakat mit der Aufschrift «We call communism the real movement», zu Deutsch: Kommunismus ist für uns die wirkliche Bewegung.

http://www.badisches-tagblatt.de/html/ticker/00_20081016103122_Londoner_Frieze_Art_in_Zeiten_der_Finanzkrise.html

Sixth Edition of Leading Contemporary Art Fair Frieze Art Fair 2008
http://www.artdaily.com/index.asp?int_sec=2&int_new=26678

Open Magazine
Appetite Gallery from Buenos Aires, billing themselves as 'radical and contemporary' lived up to their name. Their space from top to bottom was a controlled mess of art and rubbish, used paper coffee cups lining the sides. A crazily dressed Argentinean lady was asked whether you would like an appointment with 'the Cotton Man'. Most people survive this meeting apparently, but not with all their clothes in the state they arrived in.
http://openmagazinepictures.wordpress.com/2008/10/19/frieze-its-all-about-the-art-or-the-buy-sell-buy-sell/

Sunday, 19 October 2008

From Frieze Art Fair London: the developement of the Appetite project

Each year, Frieze invites two young galleries to present a special project for their booth. This year, Appetite gallery from Buenos Aires is the first Argentine gallery in the history of Frieze.

The project was a work in progress in which Marcelo Galindo, Victoria Musotto and Diego de Aduriz, artists, and Daniela Luna, director of the gallery, where continually performing and changing the stand.

As many visitors remarked, the only booth where people were having fun...

http://ntartgalleryinternational.blogspot.com/2008/10/from-frieze-art-fair-london.html

There are other examples of environments that have been similarly 'airlifted' into the fair: a rubbish dump from the Appetite Gallery in Buenos Aires, with the artists rummaging through the garbage;

http://www.thefirstpost.co.uk/45673,opinion,frieze-art-fair-artistic-or-autistic-coline-covington,2

ANSA:
http://www.ansa.it/ansalatina/notizie/rubriche/cultura/20081016182534750293.html

indice

Daniela Luna
(foto por Tete Almeida)

critica

critica


Diario Critica - 21 de octubre, 2008


Una Galería argentina triunfadora

Luna de Londres
Daniela Luna es la revelación de la feria Frieze, que reúne en la capital inglesa a lo más destacado del arte internacional.

Provocadora. La directora de Appetite, ajena a los problemas que enfrenta la venta de obras artísticas en el mundo.

Link a la nota completa: criticadigital

La crisis financiera mundial ya empezó a repercutir en el mercado del arte. La semana que pasó en Londres, subastas de artistas importantes como Andy Warhol y Lucian Freud estuvieron muy por debajo de lo esperado y la importantísima feria Frieze de arte contemporáneo finalizó con fracasos de ventas. Aunque hubo una persona que estaba radiante, ajena a los problemas financieros: la argentina Daniela Luna, directora de la galería Appetite, quien se transformó en la gran revelación de la Frieze.

“Fue impresionante, súper intenso. Quizá demasiado”, aseguró desde Inglaterra Luna a Crítica de la Argentina. Su stand fue el centro de atención de los visitantes con una propuesta basada en performances.

Appetite surgió hace tres años y no ha parado de crecer: hoy tiene dos locales en San Telmo y uno en Nueva York, mientras sus artistas aprovechan cada oportunidad que les brinda Luna para expandirse y provocar. “Apostamos más a la visibilidad que a las ventas –dice la galerista–. Por suerte, muchos nos han elegido como el stand más interesante y violento. Aunque supongo que fue difícil para los organizadores: fuimos mucho más allá de lo que esperaban”. La referencia de Luna es, por ejemplo, a los paseos del artista Marcelo Galindo quien “en bolas recorrió la feria entera preguntando precios”.

Luna reconoce que el espacio se descontroló. Y eso se transformó una vez más en una virtud: no hubo medio que cubriera la feria y no hablara del desparpajo y la osadía del trabajo de los argentinos. “Nos pidieron que no molestáramos a los otros. Pero, bueno, no pudimos”, relata Luna –de 30 años– contenta y provocativa una vez más, lo que hizo que algunos meses atrás algunos la apodaran “La Nazarena Vélez de arteBA”.

La alegría de Luna contrasta con la de los otros 150 galeristas que se presentaron en la feria Frieze, ya que los resultados arrojaron una notoria caída en las ventas. En el espacio de Appetite, además de presentar obras originales de los artistas, se dedicaron a juntar la basura de otros stands y armaron una instalación. “Quisimos mostrar que hay una crisis –relata Luna– y, también, lo duro que es hacer algunas cosas cuando la gente viaja sin plata y no tiene dónde dormir. Las performances hablaban de eso. De hecho, comíamos o nos lavábamos los dientes en el stand tipo reality show. Estas experiencias hacen que los artistas crezcan mucho y puedan llegar a transformarse en los mejores del país.”

Luna parece la contracara de lo que fue la semana pasada para el arte londinense. Un retrato de Francis Bacon pintado por su amigo Lucien Freud –que hacía cinco meses había vendido una pieza por 33 millones de dólares–, por el que Christie’s esperaba cerca de 13 millones de dólares, se vendió a menos de 9 millones y medio. Y el viernes se pagaron 7 millones y medio de dólares por la obra Calaveras de Andy Warhol, cuando se esperaba que se vendiera entre 9 y 12 millones de dólares. Ese mismo día, un paisaje de Jerusalén de Gerhard Richter quedó sin comprador, lo que muestra que en la crisis financiera ni los consagrados se salvan. ¿Será la oportunidad para Appetite? Luna ya apuesta por eso.

ndice


Publicado en ADN - La Nación
SÁBADO 27 DE DICIEMBRE DE 2008
por Rafael Cippollini

Link a la edicion online

Especial arte | Estado de situación
Un año incubadora
Mientras las instituciones continúan invirtiendo en el minimalismo, los artistas menores de 30 años exploran direcciones eclécticas, con mucha personalidad. La arriesgada apuesta de Daniela Luna se destaca en un cauto panorama

En un horizonte en el cual varias de las más celebradas referencias de esta primera década del siglo XXI ya son historia (Belleza y Felicidad, la última edición de la Beca Kuitca, la revista Ramona ) se vuelve necesario volver a revisar una trayectoria tan peculiar como la de la galería Appetite, en todas sus brillantes, polémicas y extravagantes aristas (ver Divorcio en Appetite , adn cultura, 29 de noviembre de 2008). Un ascenso meteórico, la consiguiente y desmedida sobreexpansión -múltiples emprendimientos en Buenos Aires, Nueva York y Londres- y, por último, una explosión que concluyó con la desvinculación de una parte sustancial de su staff : la arriesgada y vertiginosa apuesta de Daniela Luna, a contramano de los cautos tiempos que puntúan a nuestras instituciones, resulta tan inédita como singularísima en nuestro medio.

Mientras tanto, algunos de sus más elogiados artistas fueron avanzando hacia zonas por completo divergentes de sus creaciones más transitadas.

Así, sorprendió Martín Legón con La fortaleza de la soledad , videoinstalación que volvió a poner en evidencia su solidez en un más allá de sus pinturas y dibujos. Lo mismo que Aunque me lavase con agua de nieve todavía me hundirías en el lodo , cita del bíblico Libro de Job que la ascendente Verónica Gómez eligió como título para disparar una etapa de investigación estética por completo novedosa en su proyecto Laboratorio(s) Baigorria , muestra que por otra parte funciona como capítulo final de una época de Appetite.

En esta galería también tuvo lugar, en el mes de mayo, la curiosa retrospectiva del colectivo Rosa Chancho, invariablemente críticos, desenfadados y espectaculares. Un gang siempre mutante cuyos periplos nunca conviene perder de vista. Legón-Gómez-Rosa Chancho: cada uno en su estilo, reinstalan distintas políticas de la práctica artística como cambio e imprevisibilidad, reformulación de materiales en la cual lo obvio o adivinable no tiene lugar.

 

(Fragment, english version)

"In a horizon in which the most celebrated references of this first decade are already history (Belleza y Felicidad, la última edición de la Beca Kuitca, la revista Ramona ), it becomes necessary to revise a peculiar trajectory such as APPETITE gallery, in all its brilliant, polemic and flamboyant edges. A meteoric rise, the consequent excessive over expansion - multiple ventures in Buenos Aires, New York, London - and finally, an explosion that led to the dismissal of a substancial part of its staff : the risky and vertiginous bet by Daniela Luna, counter to the cautious times that punctuate our institutions, is as unprecedented and singular in our enviroment."

veronica gomez

VERÓNICA GÓMEZ. La muestra Laboratorio(s) Baigorria de esta artista ascendente marca el final de una era en Appetite.

daytripper
en Daytripper, Rock & Pop

ver link

Appetite

Daniela Luna

miércoles 16 de julio, 2008

DANIELA LUNA: NUEVA GENERACIÓN DE GALERISTAS

por Laura Batkis

Hace tres años Daniela Luna abrió "Appetite", una galerí­a de arte en el barrio de San Telmo. Generó un entusiasmo instantáneo en todo un grupo de coleccionistas que apoyaron su proyecto juntando un público que entrecruza roles, profesiones y actividades diversas. Acaba de inaugurar el "Nuevo Appetite" un espacio de 400 metros cuadrados y en breve abre "Tanto Deseo".

 

Hace dos años Daniela Luna abrió "Appetite", una galerí­a de arte en el barrio de San Telmo. Generó un entusiasmo instantáneo en todo un grupo de coleccionistas que apoyaron su proyecto juntando un público que entrecruza roles, profesiones y actividades diversas. Acaba de inaugurar el "Nuevo Appetite" un espacio de 400 metros cuadrados y en breve abre "Tanto Deseo".

Arte al Dí­a: ¿Cuándo se inauguró la galerí­a Appetite?
Daniela Luna: En junio de 2005. La idea surgió cuatro años antes. Yo tení­a en mente el nombre y una idea de hacer algo con el arte. Después fue tomando un formato de galerí­a, que es el inicio de un proyecto más amplio.

AAD: ¿Cuál era la idea cuando abrió Appetite?
DL: Hacer una galerí­a trabajando con artistas que no estuvieran tan desarrollados pero con un gran potencial a desarrollar, y darles esa oportunidad. Incentivarlos a que crecieran, que tomaran riesgos y que se involucraran mucho más con su obra.

AAD: ¿A usted le interesa trabajar desde la preproducción de la obra?
DL: Sí­. Establezco una relación con los artistas, en la que nos elegimos mutuamente. Y los dejo que en este espacio puedan experimentar.

AAD: ¿Cómo se está ampliando el proyecto inicial?
DL: El "Nuevo Appetite" lo abrí­ en Chacabuco 551 el 15 de octubre del 2006. Mientras tanto, el sitio donde estaba antes la galerí­a (Venezuela 638) se está remodelando para ser un espacio que se va a llamar "Tanto Deseo". Es también una galerí­a pero mezclada con objetos y otras cosas, todo relacionado con deseo la sensualidad y el erotismo.

AAD: Appetite se puso de moda muy rápidamente, ¿a que atribuye este suceso?
DL: Hay un entrecruzamiento de gente de todo tipo. Una de las prioridades de este proyecto es que no sea solamente para un sector exclusivo. Me interesa poder trabajar con gente del arte pero también con el caminante que pasa por la calle, turistas, gente del exterior, coleccionistas. Se trata de poder manejar todos los públicos, porque todo el mundo tiene cosas para relacionarse. Busco artistas que profundicen mucho en un mundo personal. En general es muy difí­cil que alguien entre a Appetite y que no le pase nada, una vez que vienen, empiezan a frecuentar el lugar. Varios de los coleccionistas conocidos han pasado por Appetite. Me interesa ese público pero también dar cabida con la gente que pasa, mira por la vidriera y entra. Aunque no compren nada, es un público que a los artistas les sirve para recibir opiniones que no vengan siempre del mismo circuito.

AAD: De lo cual se desprende que usted provoca el encuentro entre el artista y la gente.
DL: Sí­ eso me encanta, ver la relación que se establece con la gente que no sabe que está frente a una obra de arte, se encuentra con algo y lo descoloca. Porque con lo que ya está legitimado como artí­stico ocurre que el espectador va a verlo anticipándose en una respuesta ya formateada y entonces se pierde la espontaneidad. Esa espontaneidad la busco también en los artistas, cuando usan el espacio como si fuera propio. A veces ocurre que vienen y se ponen a jugar con cinta adhesiva y otro se lo sigue y van armando un especie de obra espontánea en el momento, y esas cosas después quedan.

AAD: ¿Serí­a una obra generada a parir de una improvisación?
DL: Sí­, pasaba mucho en el Appetite de la calle Venezuela. Por ejemplo uno vení­a y colgaba una cáscara de banana en un cable y otro le enganchaba otra cosa y terminaba haciéndose siempre algo y lo que me interesaba era eso que al no estar tan definidos los lí­mites, la gente también se sorprendí­a mucho más con cosas que no saben si son arte, si es obra que se vende o no. Que no sepan si algo es arte o una bolsa de basura. Me interesaba mucho hacerlo en un espacio como el de la calle Venezuela, más acotado. En este nuevo sitio en la calle Chacabuco se pueden generar más situaciones porque son 400 m?

AAD:¿ Es un proyecto empresarial?
DL: Sí­, como una empresa, tengo todo planificado y proyectado. Ya sé lo que quiero que ocurra de acá a un año. A veces depende más de la suerte que uno puede tener, porque es difí­cil llevar a cabo algo así­ con el arte contemporáneo.

AAD: ¿Cómo se sustenta económicamente?
DL: Gran parte fue a partir de las ventas del año pasado. Tuve una estrategia de ventas que fueron muy buenas y conseguí­ juntar el dinero para poder invertir en todo esto. Por otro lado pedí­ un crédito para hacer las remodelaciones y ahora sigo basándome en las ventas hasta que haga otro proyecto.

AAD: ¿Cómo sigue el crecimiento de los 2 espacios?
DL: Abriendo un bar en "Nuevo Appetite". Quiero que sea más una experiencia que una galerí­a tí­pica. Que la gente venga a ver una muestra pero que además puedan quedarse y discutir sobre lo que vieron con amigos y generar otra manera de vivir.

Perfil
Daniela Luna nació en 1977 en Buenos Aires. Estudió 3 años de Administración de Empresas en la UBA, cine en el CIEVyC. Practicó Kendo (arte marcial de combate), lo cual considera una experiencia que marcó su manera de encarar su vida personal y su empresa.

indice


Daniela Luna

02.06.2008

Daniela Luna galerista y dueña de appetite

La Nazarena Vélez de ArteBA 2008

Sensual y provocativa dice: “Soy así como ven”. Quién es esta galerista que tiene locales en Buenos Aires y Nueva York. Sus secretos y sus habilidades para manejarse en el mercado del arte.


Si soy algo así como la Nazarena Vélez de ArteBA 08? ¡Guau! Bueno: no lo afirmo ni lo desmiento”, dice Daniela Luna y se ríe a carcajadas. La directora de Appetite, una galería que nació hace tres años y que ya cuenta con dos locales en San Telmo y otro en Nueva York, no sólo llama la atención con sus artistas en la feria de galerías que termina hoy en La Rural.

Además, paseó su juventud –tiene 30 años– y sus generosísimas curvas por allí, por otros espacios para el arte en el exterior y por la web, con minifaldas o como se ve en esta foto, una musculosa escotada que advierte “No puedo parar”. “La verdad –agrega– yo me siento como Daniela Luna a full.”

Sensualidad. Exuberancia. Provocación abierta. Pero ¿cómo es Daniela Luna, cómo define su look? “Me cuesta decirlo con palabras –responde–. ¡Lo peor es que soy así como me ven, de verdad! Al principio, cuando empecé con el proyecto de la galería, me guardé. Por cuestiones personales y porque la difusión de la galería se daba sobre todo a través de preguntas acerca de quién era yo, de dónde había salido, si había hecho striptease en locales nocturnos o qué. Nunca afirmé ni negué ningún rumor de ésos para que la bola de nieve no engordara por ese lado.”

Luna insiste en que lo suyo no es un personaje, pero reconoce que supo explotar su imagen a la hora de instalar a su galería. Es que ella, según cuenta, estuvo “dos horas” en la Escuela de Bellas Artes Pueyrredón y casi se muere. En cambio, pasó tres años dedicada al estudio de la administración de empresas. Y en eso anduvo bien: sobre negocios y marketing lee y construye su estrategia exitosa.

“Busco combinar lo mejor del under con lo mejor del mainstream –explica–, es decir, lo popular con lo consolidado en el mundo del arte. Invité a Pablo Siquier o a Flavia Da Rin y a artistas jóvenes desconocidos a exponer juntos autorretratos.

Para una edición de la feria Periférica en el Centro Cultural Borges repartimos volantes que decían que la fiesta oficial era en nuestro stand e hicimos un agujero en la pared: cuando la gente llegaba, los hacíamos pasar del otro lado para festejar”. Y agrega que su trabajo como promotora cultural radica en un plan a largo plazo y que eso es lo que le permite a su galería y a su proyecto crecer de manera constante.

Luna afirma: “Logré una buena relación con las galerías paquetas, puedo hablar de igual a igual. Mi trabajo, la solidez de los artistas de mis espacios, sostiene que pueda ser como se me canta”.

El stand de Appetite se distingue de los demás con tablas de planchar, bolas de espejos, peluches coloridos y fotos eróticas en un estilo irreverente. Además, en sus paredes aparecen varias de las obras que forman parte de las muestras más recientes de la galería, con artistas como Rosa Chancho y Kuki Benski. “Cuando posicioné la propuesta artística, mi look se instaló con más fuerza –agrega–. Una vez que quedó claro el esfuerzo, el valor, el interés del trabajo, empecé a disfrutar más tranquila de cómo soy”.

Sobre ArteBA 08, señaló el sábado en otra entrevista: “Las primeras veces arrasábamos con las ventas, y este año las ventas no están exageradamente mal. Antes vendíamos muchísima cantidad pero teníamos precios más bajos, ahora vendimos menos pero tenemos precios mucho más altos”.

Luna aclaró que lo que más le interesa de la feria son los contactos que se establecen. Es que además de la cantidad de gente que circula y paga los 20 pesos de la entrada, ésta es una feria en la que se venden cuadros no aptos para todo bolsillo y que permite contactos con grandes galeristas –la mayoría de las veces a través de sus representantes– de todo el mundo.

De hecho, dos semanas antes de la apertura de la feria, un coleccionista suizo compró muchos de los cuadros de Appetite, adquiriendo cantidad de obras que los artistas habían preparado especialmente para ArteBA. Contenta y con poco tiempo, Luna tuvo que seleccionar nuevo material.

En su stand expuso objetos, fotos, pinturas, videos e instalaciones de Nicanor Aráoz, Ariel Cusnir, Fabio Risso, Victoria Musotto o Yamandú Rodríguez y de los dos flamantes ganadores del primer y segundo Premio ArteBA Petrobras de Artes Visuales: Mauro Guzmán y Marisa Rubio.

Luna asegura que su estilo se basa en la exuberancia, y cuenta por qué la trastienda de su galería está a la vista de todos los que pasan por el local: “Me encanta, está viva, siempre se está moviendo”.

Esta decimoséptima edición de ArteBA cerrará hoy tras cinco días de exposición de manifestaciones artísticas de distintos lugares del mundo. Los organizadores son optimistas y creen que a las 22, cuando cierren las puertas de ArteBA 2008 y hagan números, los visitantes de esta edición serán más que los 113 mil del año pasado.

volver

appetite

Appetite Gallery – Visions of Excess

by Kate Stanworth, 25 April 2008.

Appetite Hernan Cagliano

Photo by Kate Stanworth - Detail from ‘Deseando Ser Barbie’ Hernan Cagliano

Barbie’s not looking so hot these days. She stares out of her plastic packaging, with a gaze that suggests she’s ready to end it all. Bluish bags hang under her eyes and rolls of fat bulge through her lycra dress. Her not-so-pert-anymore breasts display nipples pointing out in different directions.

Next to her are some friends, none of whom are readily available in toy shops, such as transvestite Barbie, pill-popping Barbie, one-legged Barbie and pregnant nun Barbie.

These creations of artist Hernán Cagliano look out tragically across the basement of Tanto Deseo gallery, tucked away in the tatty, less touristy corner of San Telmo on Calle Venezuela. And it’s no wonder they’re miserable: big white cartoon hearts lie on the floor, stuck with animal horns and seeping with blood. Cyborg babies tied with spirals of coloured string hang inside clear boxes, entitled ‘Victims of love’. Lungs and a broken heart made of old cigarette butts adorn the walls.

This group show, ‘Damaged’, is typical of the irreverent artwork that shows in this experimental, energetic young gallery which opened in 2005. In the trastienda upstairs you can buy pieces of art, beads and drawings, paintings and little books. It’s a luscious treat of colours and trashy objects pertaining to sex and death.

On one of the shop shelves, Eduardo Zabala’s cheeky pencil drawing shows a man taking an identical figure for a walk on all fours, with a leash and dog collar. Mara Riviello’s gory sculptures of cartoon characters’ detached body parts litter a lower shelf. One has been beheaded, while another has had his eyes gouged out and writhes in pain as the rather life-like peepers sit pathetically staring from nearby.

Appetite

Photo by Kate Stanworth - Tanto Deseo Gallery

Once you have explored this mine of the grotesque, bizarre and erotic, and leafed through drawings of naughty boys, and seen plenty of splayed-legged naked women, you might have a taste of what is to come if you venture down to the gallery’s big sister, Appetite, around the corner on Calle Chacabuco.

This impressive venue occupies a huge 400 square metre former cold storage unit, also packed to the brim with exuberant punk-influenced work, yet retaining the feel of a warehouse. “What is it?” ask a giggling group of school kids waiting for the bus outside. They stare through the glass to see Diego Figueroa’s half human, half chicken figure about to wreak havoc on another hen, and a tower by Mauro Guzmán made out of light bulb, wine and juice packages, which confront you at the gallery’s entrance.

Appetite Diego Figuero

Photo by Kate Stanworth - Artwork by Diego Figuero

Like Tanto Deseo, Appetite is packed with artwork ranging from what appears to be bad undergraduate art, to little pieces of provocative genius. This irreverent trashiness, however, is what gives it its charm. The work-in-progress feel provides a sense of excitement and possibility which is lacking in many of the city’s more formal galleries.

In June 2005 the then-27-year-old porteña Daniela Luna opened Appetite gallery with the aim of working mainly with young artists and to ‘promote a spirit of experimentation and risk’. She sees it not only as a gallery but also a project that encourages exchange and the development of all those involved, and ‘a starting point towards new projects’.

She later opened the warehouse space in October 2006, turning the original premises on Calle Venezuela into Tanto Deseo, dedicated to the more erotic and sensual art produced by her artists.

Since beginning the project, Daniela herself has become something of a media personality, She was photographed for magazine ‘D-Mode’ in 2006 posing provocatively on a bed in artist Yamandú Rodríguez’s installation of an adolescent’s bedroom, in front of a wall of porn. Those that have profiled her since also include ‘Rolling Stone’, ‘Clarín’ and ‘Los Inrockuptibles’. Most recently she appeared in ‘The New York Times’, photographed triumphantly lying back on a sofa in the gallery space, fingering her hair. “We’re growing fast and furious,” she told them.

Appetite Kuki Benski

Photo by Kate Stanworth - Artwork by Kuki Benski

 

Despite its championing of Argentine artists, and its home grown, grassroots feel, the gallery has a strong international presence, and another location has recently opened in New York. Since 2007, Appetite has also taken part in shows and interventions in New York, Miami, Houston, Moscow, Shanghai, Berlin, Milan, London and Sao Paulo.

At the time of my first visit, a compelling video show by a German artist Graw Böckler reflected this spirit of international exchange, with some of the films made in Buenos Aires, and others in Germany.

His work ‘Commercials Unauthorised’ is an ‘Artistic reflection on the genre of the promotional clip’. The results are absurd and funny, as a mob of stray cats in his alternative Whiskas ad eat food unceremoniously off the ground, circled by the camera as they bicker between each other. The surreal effects of the films come from showing well-known brands in everyday use, rather than in the pristine, controlled environment of the advert.

Another collection of videos in the show also playfully subverts the language of the advert. Artists present commercials, not for products, but for concepts and utopian ideas. One promotes ‘Dancing without music’, encouraging people to go about their everyday business incorporating exaggerated dance moves into their everyday lives. ‘Passionately Vague’ advocates the adoption of a noncommittal attitude as an alternative to the ‘tiresome’ need to adopt a position, while another video
claims to have found the answer to saving on the world’s resources: smaller people.

While ridiculous, these videos, like a lot of the works in the gallery, function by playing lightheartedly with grand themes and thwarting forms of popular imagery for their own imaginative ends.

Humour, and the infinite possibility of fantastical and absurd ideas continue in the current show at Appetite, in which Daniel Basso designs gigantic pieces of jewellery for lorries. The artist, who’s past work has included a collection of gaudy spoilers for cars, and the decoration of a building’s exterior walls with clusters of bright fruit and vegetables, says: “I want the lorry driver to be able to use these objects, to love them because they love their lorries. Let them explode with vanity and bad taste, a combination of the obscene and the powerful.”

Appetite Mara Riviello

Photo by Kate Stanworth - Artwork by Mara Riviello

Another participant in the show, Juan Ignacio Reos paints fantastical scenes with prehistoric monsters and strange landscapes that look like elements from 50s action films. Sofia Bohtlingk’s oil paintings are patchworks of landscapes and organic forms, including one entitled ‘Once upon a time earth was a giant animal’.

Beyond the gallery, Appetite’s artists are making a real impact on the artistic profile of the country, with two of them due to present their most recent projects among the eight selected Petrobras prize winners at the country’s art fair, ArteBA, at the end of May.

One, Mauro Guzmán, presents ‘Autocine Guzmán’, a recreation of a drive-in movie theatre with his own versions of romantic scenes taken from B-Movies that belong to Argentine classics.

The other, Marisa Rubio, carried out an ambitious project to send letters to every single house in a small village in La Pampa, carrying varying good and bad messages. ‘Quehué’ uses elements of mail-art and social experimentation which the organisers of ArteBA describe as ‘a whole social and aesthetic laboratory’.

With this degree of energy and exchange Appetite looks set to continue as a frenetic centre of artistic drive, whose visions are infectiously spilling out in all directions. The sense of excitement that has developed around the gallery proves there is a real hunger in Buenos Aires and beyond for edgy and innovative artwork and ideas. Considering its youth it has already achieved great things, and is one to watch, as its young Argentine artists continue to gain momentum, making us think, squirm, and giggle in the process. ver link

volver

Daniela Luna
painting by Diego de Aduriz behind

Scruffy galleries have gone up along the city ’s edges, most notably Appetite, an irreverent, punk-inflected gallery in San Telmo started by Daniela Luna, a feisty 30-year-old known for her shrewd eye and cool parties. On a steamy Thursday afternoon, as office workers were climbing aboard buses back home, Ms. Luna was flitting through her grungy gallery in a brown miniskirt and sparkly pink T-shirt, like a teenager in a vintage clothing store.

“My first gallery was so messy that when people came to my parties, they didn’t know if the stuff was art or trash,” Ms. Luna said, as she showed off works by Santiago Iturralde, a local artist who paints portraits of narcissistic young men based on their Facebook-like Web profiles. “We’re growing fast and furious.” So fast, in fact, that she is exporting her cheeky blend of trash art to the real Brooklyn, where she just opened a small gallery.

Her gallery will get additional exposure in Milan when the contemporary art fair, MiArt 2008, spotlights emerging Buenos Aires artists in April. Adriana Forconi, a jet-settling consultant to the art fair, was in town recently to scout for worthy galleries, and was struck by what she calls the city’s “frenetic and blissfully chaotic” pace.

by Denny Lee
New York Times
15/03/08

link to the complete article

volver

daniela luna


 

foto y parte de la nota en revista DMode

I´m not a fucking princess i´m a war king La no princesa del arte argentino comtemporáneo es un personaje tan importante que está volviéndose todo un ícono de su generación. Ya desde su perfil de Facebook Daniela dice “Let’s do business”: es una máquina de trabajar, de pensar y de actuar. Transformó una carnicería de San Telmo en Appetite, un espacio que más que una galería de arte es un hervidero de nuevos talentos donde se hacen las muestras más insólitas y los eventos más cancheros, y que ahora también tiene sucursal en Brooklyn. Es la única galería argentina elegida para la feria londinense Frieze, y tranquilamente puede decirse que es la que mayor proyección tiene de toda Latinoamérica.

volver

warclub

indice

2007

Art Review | Pinta

Bulletins From a Bustling ‘Undiscovered’ Land

By HOLLAND COTTER

Published: November 19, 2007 nota completa

...

With just 35 galleries, Pinta is a big event in a small package. The layout, by the architect Warren A. James, is stylish and airy. In general a less-is-more sensibility prevails. For once, a fair looks like an art exhibition, not a job-lot display. And when a booth is crowded, the pieces can be blamed, as is the case at Appetite, a gallery with branches in Buenos Aires and Brooklyn that shows young artists working in an accumulative mode.

...

indice

Del flog a la galería

Inspirada en las imágenes que consume como adicta en los fotologs y en tomas de fotógrafos famosos, Ana Vogelfang muestra sus pinturas en la galería Appetite. En "Conspirativa" las rescata del hielo y les da nueva vida.

Por: Ciudad.com

"¿Somos paranoicos o existen cosas ocurriendo detrás de escena acerca de las cuales no sabemos nada?". Esa es la frase nirvanesca que da título a la muestra Conspirativa, primera individual de la joven artista Ana Vogelfang, que con 24 años llenó la sala más alta y ancha de la galería Appetite con sus contundentes primeros planos de jóvenes (y hasta una nena) que resisten una, dos y varias miradas, cada una más inquietante que la otra.

Ella se reconoce prácticamente adicta a las imágenes, y trabaja construyendo un banco muy amplio y variado del cual elige, pinta y amplifica. Para recalar en esas tomas, se la pasa hurgando, sobre todo, en clics modernos: "soy una gran consumidora de imágenes: paso muchas horas a la semana dando vueltas por fotologs, o mirando cómo se viste la gente, cómo decora su casa. Las consumo como si me fueran inevitables y después las pinto. Muchas veces pienso que las imágenes son mías, pero las ideas son de otro". Así se explica la hibridez entre la foto y la pintura, y esas imágenes paganas que nos resuenan cotidianas y sorprendentes.

Las pinturas ("llenas de referencias y homenajes", dirá Ana) son gigantes. Algunas están inscriptas en lienzos y otras directamente sobre las paredes altísimas del fondo de Appetite. Todas juntas copan el espacio y se plantan ante el espectador como una troup nutrida de personajes grandotes que nos atraviesan con la mirada y nos dicen cosas raras y controvertidas. ¿O eso es una teoría conspirativa?

Conspirativa se presenta en la galería Appetite (Chacabuco 551) hasta el 18 de julio. En este momento también exopnen Yamandú Rodríguez y Patricia Martínez.
ver link

indice

Ultima página

Con nombre y apellido

Miércoles 04 de julio de 2007 | Publicado en edición impresa ver link

En la foto, el señor de camel es Francis Ford Coppola , en una de sus últimas apariciones porteñas antes de volar para Estados Unidos. Fue en la galería de arte Appetite, en San Telmo, bastión de las artes visuales más emergentes. El hombre miró, evaluó, habló poco, pero sacó muchas fotos de obra: las pinturas cinematográficas de Ana Vogelfang, las fotos atrevidas de Yamandú Rodríguez, los acolchados bordados de Victoria Colmegna... Todos nombres noveles que interesaron a Coppola, pero no hasta el punto de comprar en el acto. Tal vez vuelva a su vuelta, planeada para agosto: para ese momento dejó en Buenos Aires proyectos, quesos y vinos, pero, eso sí, se llevó su escritorio itinerante, que con lámpara y todo lo acompaña en todos sus recorridos. Una costumbre común entre los guionistas millonarios: Steven Spielberg hace lo mismo.

El Príncipe

indice

Arte | Mucha vida

Para volver a ver: Appetite, Wussman y Jardín Oculto.

Por Victoria Verlichak

Muchas de las 113.000 personas que recorrieron la feria de arteBA durante la "semana de mayo" percibieron una interesante vibración y se llevaron consigo miles de imágenes en la cabeza. Además de la alegría de los galeristas locales y de los organizadores de la muestra por las ventas, quedaron muchas obras y espacios para recordar.

Margarita Paksa presentó "Ultra real", en el espacio de Faena Group. La impresionante instalación multimedia ganó el Premio F 2006; su proyecto original es de 1967 y ahora fue concretado con Leandro Cairola. Desarrollada en dos niveles, la obra tiene a dos mujeres (vestidas en blanco y negro) abanicándose y jugando a las damas en tiempo real; una tercera mujer, subida a un twister, con su accionar da lugar a la metáfora del paso del tiempo pasaje, del día (blanco) a la noche (negro). La artista explica que "la actividad lúdica es transpuesta a lo digital a través de la sucesión de películas que, en una pantalla, enfatizan la dualidad entre el placer y la desolación, la catástrofe ambiental y la violencia imperante, opuestas al amor, la paz, la felicidad". En tanto, una nueva convocatoria al Premio F 2007 para proyectos artísticos para una antigua sala de máquinas de Los Molinos Building, sede de Fundación Faena. Jurado internacional y jugoso financiamiento, bases www.lea-fgroup.com.

Auspiciado por Chandon, que presentó una edición limitada de botellas con obras de Mlynarzewicz, Schusscheim y Polesello, el "Barrio Joven" reunió 16 espacios más o menos experimentales, entre ellos Appetite (Chacabuco 551) y Jardín Oculto (Palestina 742). No todo tan bueno ni de bajo costo, pero allí se pudo observar un entusiasmo y empuje dignos de ser mencionados.

Appetite parece haber tomado la posta, como punto de encuentro de los más jóvenes, de la galería Belleza y Felicidad fundada por Fernanda Laguna en el Abasto. Appetite, donde tocan DJ’s, hacen fiestas, ofrecen charlas, cursos, y es una galería creada por la artista Daniela Luna. Funciona en 400 m2 de un ex frigorífico y carnicería con su trastienda a la vista. En exhibición, "millones de formas de estar desnudos" que dejan poco a la imaginación de Yamandú Rodríguez, obras de Patricia Martínez y Ana Vogelfang. Y si de jóvenes se trata, en el fabuloso espacio de Wussman (Venezuela 570) -presente por primera vez en arteBA- se exhibe una muestra también de "arte joven" de Dani Dan, Cohen, Freire, Lozupone.

Fundada y dirigida por la artista Moira Aguirrezabal, Jardín Oculto se ocupa de alrededor de 30 artistas. A partir del mes próximo promete un servicio de alquiler de videoarte a domicilio. Tras el buen momento de arteBA, hoy reapertura al público con nuevas obras de sus artistas de "siempre" (Del Olio, Reos, Bernardini, Calmet, Russell, M. Luna, Garabello, Valverde, Pino, Spivak), además de piezas de intercambio con la galería chilena Traschi (participante del Barrio Joven).

El Premio arteBA-Petrobras, obtenido por Catalina León y Diego Bianchi, descubrió también a otros ascendentes artistas, como Adrián Villar Rojas, que creó la inmensa, elaborada y conmovedora instalación "Pedazos de las personas que amamos"; son instantes y objetos de una vida a punto de terminar por mano propia. Luego de arteBA, Petrobras apoya el Premio Buenos Aires Photo 2007, que se desplegará en noviembre en el Palais de Glace, bases en www.buenosairesphoto.com. ver link

indice

Appetite ArteBA

NOTA DE PRENSA: ARTE DE EXPORTACION

Appetite (Ver nota central), espacio dirigido por la joven artista Daniela Luna, se inauguró hace dos años en un pequeño local de San Telmo, y atrajo velozmente la atención de varios coleccionistas que determinaron la suerte del emprendimiento. Luna, viene a cubrir en gran medida el hueco que dejó Fernanda Laguna de Belleza y Felicidad, que al comenzar el año decidió abandonar el papel de galerista. Al igual que Laguna, la joven Daniela Luna sabe suplir las carencias con ingenio, y tiene un concepto flexible de la función que puede cumplir una galería en el complejo contexto del arte porteño. Appetite se ha convertido en hogar, taller o lugar de encuentro sin horario fijo para albergar -en parte-, artistas (Legón, Yamandú Rodríguez, Juliana Iriart, Yanina Szalkowicz, Nicanor Araoz, Ariel Cusnir, y Rafael González Moreno entre otros) que hoy producen obras de sumo interés. A Luna la acompañó la suerte, no sólo tiene a poderosos coleccionistas como clientes, sino además a galeristas extranjeros. El primero en apreciar la calidad de sus artistas fue el galerista Sicart de Barcelona, que presentará argentinos en su stand de arteBA.

fuente: Actualidad del arte - Ambito 14/05/2007

ver link

indice

 

logo la nacion
Viernes 6 de abril de 2007
Ultima Pagina

Placebo @ APPETITE

Appetite Placebo

 

¿Quién se queda en una fiesta un domingo hasta las 5 de la mañana? Un músico de rock, seguro. Después de su show en el festival Quilmes Rock, Stefan Oldsal y Steve Hewitt -bajista y baterista de Placebo- se encaminaron hasta la galería de arte Appetite: ahí los esperaba una fiesta organizada por la galerista Daniela Luna , con la intención de presentar a los Placebo y a sus fans, y registrar los resultados para una muestra que colgará en julio, sobre "cosas hechas por fans: dibujos, cartas, banderas..." Oldsal, además, había cumplido años, así que también fue homenajeado con una torta y algunas botellas de whisky. Una, por ejemplo, la llevaba en su cartera una alemana que vive en Buenos Aires. "Me la regaló el de Placebo", indicaba, incapaz de deshacerse del souvenir.

indice

appetite

daniela luna
Pato para montar de Daniela Luna, cubierto de látex y cera chorreada.
daniela luna
Luna: artista, galerista y curadora.
yamandu rodriguez
Una foto de Yamandú Rodríguez, una de las artistas de la galería que saca fotos de chicas (de las que no muestra la cara) que conoce por chat o fotolog.
appetite
Una de las paredes de Appetite que respira el espíritu de Luna: saturadas de obras, como el público está saturado de información.
destroyer
destroyer
destroyer
Obras de tres de los cinco artistas de Destroyers, la muestra que Luna curó en el C.C. Borges.


Daniela Luna Appetite Radar

Daniela Luna Appetite Radar


Radar
Domingo, 18 de Marzo de 2007
Por Natali Schejtman

Preferiría sí hacerlo

Acaba de ampliar una galería que había inaugurado con dos pesos en el 2005. Está decidida a que el arte absorba y refleje la hiperinformación a la que todos estamos expuestos. Pretende que los artistas de su galería puedan vivir de su trabajo. Planea solventar a los menos “vendibles”. Quiere buscar entre los adolescentes. Y no le faltan ideas para conseguir dinero. Artista, galerista y curadora, Daniela Luna se propone llevar adelante un proyecto integral que inyecte hormonas y color al arte argentino y cuya primera avanzada ya desembarcó en el Centro Cultural Borges.

 Por Natali Schejtman

 

Un paseo por el site appetite.com.ar es un desfile flúo y movedizo de mujeres en éxtasis (o en su búsqueda), dentaduras animales lascivas y salivosas, cuerpos casi desnudos y distintas escenas de humo y fuego. También, un catálogo abrumador de links (de la misma galería) que enseñan todos los formatos de pulso presente con los que hoy las personas y los proyectos pueden comunicarse: my space, blogspot, fotolog, YouTube. Pero además, esos incontables trampolines a nuevas y nuevas ventanas de fotos, novedades y videos no sólo son las recargadas herramientas con las que cuenta un espacio llamado Apetito, sino que también son puertas de entrada, titilantes en neón cibernético, a otros dos proyectos, que pretenden ser tan claros en su propuesta como el proyecto madre: Devora-me y Tanto deseo. Ah, encima, la banda de sonido que comienza instantáneamente para este recorrido que intenta desesperadamente rebasar los límites de una pantalla de computadora arranca con la cantante R&B-bombón asesino llamada Kelis que susurra: No tienes que quererme, incluso no tienes que gustar de mí... Pero vas a respetarme... ¿sabés por qué?... ¡Porque soy una mandona!... Okay, entendimos: rabia, carne, calentura. On line.

Hambre, hambre, hambre

La mujer que esculpe toda esta hormodelia fálico-virtual se llama Daniela Luna y, si quisiera, podría corregir el lema de Marta Minujin (“¡Arte arte arte!”) por uno más acorde a su condición de pac-woman: esto es hambre hambre hambre. Hambre y sexo, una yunta psi que puede ser un poco la bandera –conceptual, y a veces literal– de este nuevo espacio de arte contemporáneo, y también un nuevo sacudón a la abulia que pintó de gris algunos escenarios culturales y jóvenes: “Cuando quise empezar con esto sentía que había ciertas necesidades que no estaban siendo contenidas y quizás explotadas. Varias de ellas relacionadas con la cuestión del sexo dentro del arte y dentro de la vida”, explica Luna, que supo pintarse a sí misma en posiciones muy osadas y mostrarlo al público sin ningún pudor, aunque por ese trabajo descubrió significativos prejuicios propios y ajenos. Este ímpetu sexual, es cierto, es muy sensible al contexto que amenaza todo el tiempo con limitar semejante declaración de intenciones a la espectacularidad y el exhibicionismo. Como carta de presentación, como gesto y como realidad en varios artistas, como Yamandú Rodríguez o la misma Luna, igual es un giro atractivo: “sexualidad, color, energía”, tres patas de su interés.

Mucho ojo

Cuando Luna decidió a mitad del 2005 materializar en una pequeña galería de arte muy contemporáneo un proyecto ambicioso llamado Appetite no sabía exactamente para dónde iba a ir, pero se dejó guiar por sus ganas de hacer cosas. Su interés fue siempre darle un lugar privilegiado no sólo a la experimentación, que defiende a ultranza, sino también al mercado del arte: buscarlo y crearlo cuando no existiera, como pasa frente a algunos artistas, para lograr que su troupe pudiera vivir del arte. También, se entregó a algo que repite y mitifica: una estrategia. Es justo acá donde parece haber un corte con la comparación obligada, Belleza y Felicidad, galería y espacio muy local que en 1999 reformuló el circuito y la idea de legitimación en el arte y se convirtió en base y centro de reunión de un movimiento joven prolífico y un referente ineludible en cualquier discusión cultural, aunque nunca hizo alarde de una impronta muy comercial. A comienzos de este año, Fernanda Laguna anunció el cierre de la galería (no del espacio), que más o menos coincide con la ampliación de Appetite.

Mientras que en un principio Luna apenas pudo alquilar un local en la calle Venezuela (que ahora se prepara para Tanto deseo, un proyecto de experimentación artístico-erótica pero sin exhibición al público), el crecimiento sostenido de la galería le permitió mudarse a fines del año pasado a un espacio mucho más grande. En el primer Appetite, todo era más espontáneo o inclinado a la hojita colgada dibujada con birome. También, era más pobre: “Tiene que ver con la estrategia. Cuando empecé tenía muy poco dinero: o me fundía o funcionaba. Mi proyecto tiene más que ver con un lugar como éste, pero Venezuela fue como un primer paso y la única manera que se me ocurrió en ese momento para romper con la primera impresión de local común (no tenía plata para darle una onda más elaborada) fue hacerlo más como lo viviríamos nosotros. Surgían obras espontáneas y los artistas, al integrarse con el lugar y al vivir en el lugar, empiezan a dejar cosas y la gente a veces no se daba cuenta de qué era obra y qué no: eso me interesaba para descolocar. Tal vez la gente ahora se esté dando cuenta de que todo era mucho menos ingenuo de lo que parecía”. En este nuevo Appetite hay dos salas: una, la blanca, tiene la decoración más clásica de las galerías, con cuadros en formatos más convencionales, pero con una sobrecarga de información visual (hay decenas de cuadros de distintos artistas en una misma pared) 100 por ciento planificada y muy a tono con el frenesí visual esquizoide postera fotolog-google-etcétera que la galería ensalza y aprovecha, en donde el juego se da entre la contemplación y el ojeo ansioso. El otro, en el fondo, más galpón, es un espacio gigante reservado para obras de formato menos aprehensible: “Yo soy así. Me gustan las cosas espontáneas, me llama el caos, pero a la vez me interesa mucho la estructura y el orden. Acá puedo combinarlos mejor”.

Que se vengan los chicos

Pero Luna no es una yuppie del arte joven, ni por cerca. El discurso de afianzar económicamente la galería y a sus artistas, que tampoco es cínico e incluye un proyecto de gestión para solventar económicamente a artistas cuya obra es poco “vendible”, va de la mano y se retroalimenta con toda naturalidad con el deseo de convertir a Appetite en un lugar inmenso y lleno de tentáculos en el que pase de todo. Por eso la inauguración vino con bandas, por eso a partir de abril habrá una kermesse por mes (organizada por el diseñador Rubén Zerrizuela). Luna quiere todos los públicos y ahora está entusiasmadísima por empezar a trabajar incluso con la energía de los adolescentes. En principio, tiene planeada una muestra con ellos de “Fans” para junio. Pero además, ya incluyó en sus paredes hiperpobladas a una artista de 20 años, Victoria Colmegna, que se destaca por juguetear con temáticas de una preadolescencia bien: tapas de libros de la colección Sweet Valley y pijamas-parties con camisones rosas y todo el sabor del chicle globo, pero con tanto colorante que puede ser medio tóxico.

Dentro de esta táctica expansiva, Appetite está presentando una muestra en la entrada del Centro Cultural Borges. Bajo el nombre Destroyers (que casualmente coincide en el Borges con “La guerra al malón”, de Carlos Alonso), cinco artistas de Appetite jugaron con el espacio y con algo relacionado con la violencia, también armada, poniendo en primer plano una ambigüedad muy sugerente y provocativa de los elementos que utilizan. Hay un ejército de Alicias en el País de las Maravillas enfiladas en el suelo (de Mercedes Cosci), un hombre casi en cueros con los ojos tapados y una pistola en la cintura pintado sobre una pared y, sobre otra, un besote sorpresivo de chica a chica, con ganas y fuerza (ambos de Ana Vogelfang), además de un helicóptero tamaño real (de Ariel Cusnir), entre otras cosas. Luna contempla la variedad de obra que hay en esta muestra (y sonríe por lo desconcertante que puede resultar), pero insiste en remarcar la característica que subyace a todos. Y que a ella le interesa más que otras: “Todos tienen ganas de crecer. A mí me interesa trabajar con gente que tenga ganas, hambre, voracidad. Sin eso, no me interesa”.

La muestra Destroyers estará en el Centro Cultural Borges hasta el 19 de abril. Appetite se encuentra en Chacabuco 551.

 

ver link

indice

La galería de arte Appetite estrena espacio y sigue creciendo

Será el próximo viernes 16 en un enorme galpón de San Telmo con las exposiciones "Pandillas de verano" de Anabella Papa y "Pinturas Parlantes II" de Gustavo Marrone. Dirigido por Daniela Luna y a menos de dos años de su apertura al público, tuvo un meteórico crecimiento: obtuvo gran éxito de ventas en las últimas ediciones de arteBA y Expotrastiendas y llegó a cosechar elogios hasta del The New York Times.

por Mercedes Ezquiaga

La galería de arte Appetite, que dirige la joven Daniela Luna, estrenará nuevo espacio el próximo viernes, en un enorme galpón de San Telmo con las exposiciones "Pandillas de verano" de Anabella Papa y "Pinturas Parlantes II" de Gustavo Marrone.

A menos de dos años de su apertura al público -en otro local muy cerca del actual-, esta joven galería tuvo un meteórico crecimiento, obtuvo gran éxito de ventas en las últimas ediciones de arteBA y Expotrastiendas y llegó a cosechar elogios hasta del prestigioso diario The New York Times.

Los artistas, que en su mayoría rondan los veinte años, realizan objetos, pinturas, perfomances, videos o instalaciones de llamativa presencia, con muchos colores, texturas y materiales tan diversos como útiles escolares, telas, cera, telgopor, stickers, brillantina y hasta muñecos de plásticos derretidos.

"Son todos artistas de gran diversidad que asumen riesgos y que tienen un espacio para experimemtar", señaló la mentora del espacio, Daniela Luna, en una entrevista con Télam.
La trastienda de la galería alberga obras tan llamativas y diversas como las sutiles acuarelas de Ariel Cusnir, las instalaciones con amimales disecados de Nicanor Araoz, las imágenes religiosas sobre telas y lentejuelas de Mercedes Cosci o una suerte de diario íntimo de tela cocido sobre una enorme colcha de Victoria Colmena.

El imaginario de los artistas, de lo más diverso y "delirante", salta de una pintura que exhibe un enorme delfín rosado con cuerno de unicornio envuelto en un arco iris (de Nicanor Aráoz) a las piedritas de los gatos cruzadas con posavasos chinos de colores (Fabio Risso).

Muy cerca de allí se puede ver la obra de Rafael González Moreno, quien armó collages con los típicos letreros fluorescentes de kioscos y bares, rodeados de estrellas metalizadas, enfrente de las enormes flores de femenino diseño de Yanina Szalkowicz y muy cerca de las eróticas y hardcore fotografías de Yamandú Rodríguez.

"Rafael González Moreno estuvo viviendo en Suecia y cuando llegó acá quería hacer su ’wonderland’: un lugar que llenara todo, que no se pudiera respirar, que fuera todo color. Para mí está bueno que los artistas de esta galería se saquen las ganas, pero que lo hagan en serio, exageradamente, como para que den paso a la evolución", contó Luna.

"Después de eso -continuó la galerista-, Rafael empezó a hacer una obra mucho más relajada, limpia y empezó a derretir juguetes en sus cuadros, que son geniales", explicó la joven en una recorrida por la galería.

Al fondo del espacio (de 400 metros cuadrados) reside la instalación de Gustavo Marrone, titulada "Pinturas parlantes II", en las que el artista propone un diálogo entre "lo pictórico, la palabra, el texto, la articulación de las ideas, la reflexión irónica y melancólica y la ilusión de renovarse mutuamente".

Por su parte, Anabella Papa pintó enormes y coloridos cuadros de grupos de chicos, tomados de cerca, sonrientes en algunas imágenes, peleando en otras, en su muestra titulada "Pandillas de verano".

Para la multifacética dueña de la galería (artista y economista), este espacio de imponente y llamativa presencia era algo que estaba haciendo falta y no ocurría, por eso el camino para el proyecto se abrió con tanta rápidez y fluidez, juzgó.

"Cuando decicí abrir Appetite, venía de ver muchas galerías de afuera y llegué acá y tuve la sensación de que algo estaba brubujeando y que estaba por explotar y era el momento exacto para hacerlo", aseguró.

En el espacio anterior, donde funcionó Appetite en sus inicios, se inaugurará un espacio llamado "Tanto deseo" donde las obras en exposición estarán excusivamente relacionadas con temas de sensualidad y erotismo.

Además, los múltiples proyectos de Appetite incluyen la futura inauguración de "Devorame", un espacio para los proyectos particulares de los artistas de la galería -como diseño de ropa o arreglos florales- y una exposición en el Centro Cultural Borges, a donde fueron invitados a mostrar su obra, con la curaduría de Luna. ver link

indice

Todd Shalom Appetite

  Foto:   Eva Fisher

ver link

ltima página

Gritan los chicos, suenan las bocinas

El artista neoyorquino Todd Shalom y su caminata sonora

Lunes 26 de febrero de 2007 | Publicado en edición impresa

En su primer día en Buenos Aires, Todd Shalom –un artista neoyorquino, de 30 años, que trabaja básicamente con textos, sonidos y videos– fue a recorrer San Telmo.

Escuchó atentamente cada sonido del barrio que le era nuevo: las bocinas de los colectivos, el zumbido del aire acondicionado, el griterío de los chicos jugando en la vereda y más. De pronto se topó con la galería de arte emergente Appetite, y tanto le gustó que propuso realizar desde allí la misma performance que viene probando hace tres años en distintos puntos del planeta, desde San Francisco hasta Tel Aviv: una soundwalk, o caminata sonora por la ciudad.

Daniela Luna –que con 29 años es la directora de Appetite– realizó la convocatoria vía e-mail a una numerosa lista de personas que incluía un público amplio y algunos artistas. Su invitación a vivir la performance fue todo un éxito y terminó armando tres grupos. Una de las citas fue el miércoles último, a las 19, en la galería misma, en Chacabuco 551.

"Cada persona posee sus propios sonidos: sus pasos, sus llaves, sus voces... En las ciudades, los sonidos personales son a menudo opacados por los industriales: los de colectivos, motos, construcciones –sostuvo Shalom antes de recibir a los participantes–. Espero que después de escuchar con más claridad, poniendo en primer plano el sentido auditivo, muchas veces no considerado, tomemos decisiones que permitan la creación de una mayor armonía con nosotros mismos y todo lo que nos rodea."

La primera consigna que lanzó –en inglés, claro, pero con la traducción en simultáneo de Luna– fue quedarse un rato en la galería y hacer un ejercicio: "Formen una ronda, denme sus llaves y cierren los ojos. Cuando reconozcan el sonido de sus propias llaves, por favor aplaudan". Solamente tres personas adivinaron y el resto se equivocó.

A las 19.30, Shalom rogó a todos que apagaran sus celulares y recordó que no está permitido hablar en las soundwalks. "Si alguien escucha un sonido interesante y quiere que los demás presten también atención a eso no tienen más que silbar", aclaró. Y así, en silencio, el grupo atravesó la puerta de Appetite, mientras Luna pedía disculpas porque la galería tenía la persiana baja. "Estamos recién mudados y nos falta poner la vidriera", explicó. Y por supuesto... ¡la silbaron!

Una llovizna comenzó a caer. Más de un asistente precavido había llevado paraguas. Tras pasar por el portón de una fábrica ruidosa, en la puerta de una zapatería en las calles México y Perú, Shalom pidió a su público que se percatara de las distintas clases de sonido: si eran humanos, naturales o industriales; si eran propios o ajenos; si eran repetitivos o únicos; si eran agudos o graves; si eran cercanos o lejanos.

A las 19.45, con el bip de un semáforo para ciegos de fondo, el artista dividió al grupo en parejas y ordenó que uno mantuviera los ojos cerrados mientras el otro lo guiaba con los ojos abiertos. Los seis pares de personas avanzaron cual procesión por la calle México hacia Bolívar ante la mirada atónita de los vecinos.

Shalom emitió un chiflido y las parejas intercambiaron sus roles. Sobre la calle Defensa, en la puerta de un anticuario, el artista se paró detrás de un boquete para explicar la barrera acústica que puede producir un edificio, una pared o un conjunto de objetos.

Y a las 20.15, escondido en la entrada de una casa de la calle Venezuela, hizo una propuesta divertida: "Vamos a entrar de manera desapercibida en un supermercado". Los doce participantes notaron como nunca antes los sonidos de las latas, las bolsas y las botellas dentro de los changuitos. También escucharon el sonido de la cortadora de fiambre y de la caja registradora, mientras que la radio emitía Si tu no vuelves, tema de Miguel Bosé versionado por Chetes y Amaral. Y terminaron comprando productos para disimular ya que los dueños del lugar no dejaban de mirarlos con desconfianza.

A las 20.30, todos regresaron a Appetite. Shalom abrió el debate: "¿Qué sonidos fueron para ustedes los mejores? ¿Y los peores?" El ruido molesto más votado fue, sin duda, el de los colectivos, y el más bello, el de la lluvia. Una hora y media de caminata bastó para crear conciencia de que vivimos en una cultura más que nada visual y no somos conscientes de los sonidos que nos rodean a diario. Finalmente, un chico dijo: "Todd, cerrá los ojos", y todos aplaudieron.

Melina V. Dorfman

indice

New York Times complete note

Making the Most of Those Long Argentine Nights

[...] To find Appetite, an avant-garde gallery that everyone I met recommended, I had to return to one of San Telmo's less atmospheric blocks. Pop-punk exuberance is Appetite's stock in trade, its walls (and floors) are covered in a profusion of styles, from Ariel Cusnir's paintings of idealized tropical islands and Anabella Papa's witty paintings of beautiful, casual violence (schoolboys brawling, a man attacked by a wolf) to a row of blue plastic shopping bags and a paint can frozen in mid-spill atop a table.

Visiting these lesser-known corners takes a bit of effort. Taxis, which at first blush seem so fast and cheap, get caught in unexpected waves of traffic, and the Subte, or subway, so efficient at whisking people to and from the city center, is worthless if you need to go across town. Walking, while a great way to take in the architecture and vibrant street life, can tire you out, making late-night festivities a literal yawn. And if, like me, you don't speak Spanish well, it can seem pointlessly strenuous to wander outside the comfort zone of Palermo.

The rewards, however, are worth the fatigue. At Appetite, I was led around the corner to a warehouse where Mr. Cusnir and the fashion label Maison Trash were rehearsing a production of Mr. Cusnir's art — complete with sand, palm tree and big model helicopter. And in the Pan y Arte restaurant in Boedo, I ate sublime Mendoza-style cuisine — sweet-corn empanadas, lush calabaza casserole and excellent Mendoza malbec wine — in a room full of actors and directors. In each case, I felt as if I'd begun to penetrate that tricky tourist-local barrier.

What's more, I got a sense of the city's size and interconnectedness — it was more than just a few neighborhoods I'd seen in glossy magazines and coffee table books. [...]

New York Times, February 4, 2007 ver link

indice

2006


diciembre 2006 -
Rolling Stone

por Marina Mariasch  

“Cuando toda la movida arte-gastronómica parecía estar instalándose en el Palermo-anteojos-grandes-y-zapatillas-de-estrella, el torbellino Daniela Luna abrió apetito con una galería en San Telmo y de a poco fue copando el barrio y trasladando la escena. Se dice que en las escuelas de arte ya se escriben tesis sobre ella, y aunque ya tiene quienes la critican, muchos de los mejores artistas, jóvenes y no tan jóvenes (Lux Lindner, Yanina Szalkowikz, Ana Vogelfang, Juliana Iriart) mostraron su obra bajo su ala.
Contó con un espacio en el evento Estudio Abierto, que funcionó en el Correo Central.”

Rolling Stone, December 2006
By Marina Mariasch  

“The best of an intense year for art in buenos Aires:
When all the movement seemed to be getting installed at Palermo […] the Daniela Luna tornado opened the appetite with an art gallery in San Telmo and she's taking the scene into her hands. They say that in art schools they’re already writing thesis on her, and though there are some who criticize her, many of the best artists, young and not so young (Lux Lindner, Yanina Szalkowikz, Ana Vogelfang, Juliana Iriart) have shown their work under her wing. …”

volver

Appetite Inrrokuptibles

diciembre 2006 - Irokuptibles
Risso-Iriart-Galindo
por Javier Villa

inrokuptibles


Inrrokuptibles
, November 2006
By Javier Villa

“La carnicería is not a store where they sell frozen cows, but the result of the decision of Daniela Luna -promoter of the emerging gallery Appetite- of investing her year of profits in opening a new space and separating, fisically, market from experimentation.  Only one block from the original gallery, at  a giant shed that maintains an abandonment atmosphere …”

indice

 

 

endless appetite

indice

noviembre 2006

Appetite
nuevoappetite@gmail.com

(Nicanor Aráoz, Fabio Risso, Victoria Musotto, Juliana Iriart, Rafael González Moreno, Ariel Cusnir, Marcelo Galindo, Yanina Szalkowicz, Yamandú Rodríguez, Marisa Rubio, Ana Vogelfang, Anabella Papa, Karin Idelson, Mercedes Cosci. Curadora: Daniela Luna)
Proyectos varios
Curadora: Ana Battistozzi
Biografía:
Appetite es una galería y es un proyecto para alentar la experimentación, el intercambio y los proyectos individuales y colectivos. Sus exhibiciones conviven con work in progress, talleres, eventos de música y artistas en residencia, que muchas veces exceden el ámbito de las artes plásticas.

 

Plan V, November 2006
By Mariano del Aguila

"My favourite ten:
[...] http://www.fotolog.com/appetite
Flog of the art gallery that grew the most in the last times…
Spicy sketches (almost always with its gallerist Daniela Luna as a protagonist). Also the flyers and advances of the work of renovating new artists.”

indice

ArtInfo
by Oscar McLennan
see complete note


BUENOS AIRES, Oct. 11, 2006
—Oscar McLennan, ArtInfo’s globe-trotting correspondent, takes on a tour of five of the Argentine capital’s most interesting exhibitions, including animal-themed installation work at an artist-run gallery and work by a 21-year-old artist that has amazing powers to make viewers fell good.

GALLERY EXHIBITIONS

Appetite Gallery
“Veronica Gomez: El Conejo—Estudios Preliminares (The Rabbit—Preliminary Studies)” and
“Nicanor Araoz: Cepillarse Bien los Dientes (Brush Your Teeth Well)”
Through Oct. 15

What's exciting about the arts scene in Buenos Aires is the amount of genuinely talented younger artists to be found, and there is no better place to see their work than Appetite Gallery, an artist-run venue. It's a funky, alternative little space, covering painting, installation, video, performance—you name it—and much of the work has a youthful, edgy exuberance.

Downstairs, two content-related exhibitions are currently running side by side. “Brush Your Teeth Well,” by Nicanor Araoz, has a theme about how we treat animals, and as a consequence, how we treat and are treated ourselves.

In one work, a toy rabbit sits poking out of a cannon, facing a wall where other furry creatures lie embedded, along with the outline of one that couldn't even stay up there.

In another, a duck stands on a table with a resolute expression on its face, a mouse on its head and a pair of missiles strapped to its wings—the duck is ready to go where no duck has gone before. The background is wallpaper featuring the heads of royalty.

The humor in this show has bite: The rabbit is mere cannon fodder; the duck is ready to die for his country.

The other exhibition, Veronica Gomez’s “The Rabbit—Preliminary Studies,” creates as an installation a mock laboratory, “Laboratorios Baigorria S.A.,” which is ostensibly involved in exhaustive research to discover whether rabbits make suitable domestic pets.

The first thing I picked up in the installation was a magazine, El Gazapo, Argentina's first magazine only about rabbits. At first I thought it was a spoof, but it turns out to be the real thing.

Next I thought El Gazapo must be a magazine about keeping rabbits as pets (for a logo, there is a grinning, Bugs Bunny-type creature and a pair of cuddly little cuties on the front cover). But then I noticed that the leading article was all about how good rabbit meat is for you, and there was all kind of helpful advice on how to skin and cook your furry friend.

The exhibition contains genuine letters of correspondence between the “Laboratory” and rabbit-breeding companies; and a video of a rabbit being put through all manner of bizarre tests to see if it makes a fit and able human companion (footage includes a colander moving across the table with a bunny underneath and a deadpan dreadlock bunny, with a pair of clothespins attached to its ears).

The sense of detail in the installation is particularly impressive, right down to a little bottle on a shelf, with an eyedropper-stopper labeled “Tears from the waiting room.” Laughter and tears are to be had with both of these shows’ allusions to the human condition: the dignity we all try to maintain as life makes us go running on its little wheels and jumping through its little hoops.

--------------------

Ostinatto Buenos Aires Hostel
“Victoria Musotto”
Through Oct. 15

The Ostinatto Buenos Aires Hostel, around the corner from Appetite, also has a commercial gallery space downstairs, which Appetite is currently using to show one of its member’s works.

The 21-year-old Victoria Musotto is a stunning artist. If I had the money, and somewhere to keep them, I would buy every one of these paintings and have them as my private stash. You wouldn't need booze or drugs to pick you up if you had one of these at home.

I don't think I've ever seen paintings that made me feel so good, so happy: like getting sucked into one of those electric-blue cocktails that spits you back out feeling light-headed and light-hearted. So full of color and spirit and energy, if you were to hang these in an old folk's home, you would have them throwing away their walkers and getting down to some House music.


ArtInfo
by Oscar McLennan
http://www.artinfo.com/News/Article.aspx?a=22659

indice

clarín digital (texto + video)
Debate optimista: Luna versus Laguna

Son jóvenes, activas y acaso pueden ser calificadas como las galeristas del momento. Fernanda Laguna, creadora de Belleza y Felicidad y Daniela Luna, de Appetite, se juntaron en los pasillos de ArteBA y opinaron sobre sus propuestas (las propias y las ajenas). Luna, instalada en el Barrio Joven, confesó haber ido a ver el stand de Laguna, "que ahora está en el barrio serio". Fernanda, a su vez, dijo que espera "de Daniela y de todo el Barrio Joven, que tengan más independencia de lo que significa la legitimación en las artes plásticas".

indice

Nicanor Araoz Appetite

Obra de Nicanor Aráoz, sin título (Appetite, Buenos Aires)

indice

Daniela Luna (directora de Appetite, Buenos Aires). Galería participante en el espacio Barrio Joven.

AfN: ¿Qué le parece el apoyo otorgado por la feria a las galerías emergentes?
Daniela Luna: El apoyo dado a las galerías emergentes es buenísimo.
AfN: ¿Con qué tipo de artistas trabaja?
Daniela Luna: Yo trabajo con artistas que no son tan comerciales. Trabajan con vídeo, instalaciones, performances..., con mucho humor y, ante todo, propuestas honestas. Siguen un estilo propio. Quiero que hagan lo que les gusta, sin adecuarse al mercado. Por lo general tienen entre 23 y 35 años.
AfN: ¿Ha vendido ya algo?
Daniela Luna: El nivel de ventas en la feria ha sido muy bueno. Hemos hecho muy buenos contactos.
AfN: ¿Qué tipo de compradores?
Daniela Luna: Coleccionistas privados, tanto argentinos como extranjeros.
AfN: ¿Cuánto tiempo tiene la galería?
Daniela Luna: La galería tiene tan sólo un año.
AfN: ¿Ha participado en otras ferias?
Daniela Luna: Sí, en Periférica (Buenos Aires), con buenos resultados

http://www.artfacts.net/index.php/pageType/newsInfo/newsID/2910/lang/2

http://www.artfacts.net/index.php/pageType/newsInfo/newsID/2905/lang/3

Daniela Luna Appetite Reportes Moviles ArteBA

El espacio Converse y las galerías La Baulera, Trip, Appetite, Artechacra y Corazón Cordobés siguen, por su parte, la línea audiovisual en el Barrio Joven.

 

Publicado por Natalia Laube a las 08:28 AM

indice

Daniela Luna Appetite Canecalon

La responsable del nuevo espacio en el cosmopolita San Telmo habla de las ideas que empiezan a concretarse. Un sueño personal compartido y abierto.

En APPETITE me interesa dar espacio a proyectos que en muchos casos no encuentran lugar en otras galerías por cuestiones estéticas, temáticas, o porque pudieran no ser rentables.
Selecciono con mucho cuidado las muestras y los artistas, y en general surge con ellos un trato de mucha cercanía, siendo que yo también soy artista. Cuando comencé a trabajar mi obra y acercarme al arte contemporáneo en Buenos Aires tuve la sensación de que había un espacio vacío, muchos artistas que aún no tenían un lugar adecuado donde desarrollar parte de su obra -yo misma me incluyo-; así surgió la necesidad de plantear este espacio y llenarlo.
Siento que APPETITE es parte de mi obra en un punto, y en otro se separa completamente y toma vida propia, ya que está lleno de personas que lo enriquecen día a día con más ideas y propuestas. Esta es una de las cosas que más me interesan: tener la posibilidad de generar una contención para los que la necesitan, un disparador de ideas, un lugar de encuentro. APPETITE es un punto de partida hacia muchas otras cosas, y una gran excusa para que muchos nos demos el gusto de experimentar y hacer con bastante libertad. Tal vez casi lo único que coarta esa libertad es la falta de presupuesto, ya que este proyecto surge de mis ahorros personales, préstamos y muchísimo esfuerzo y trabajo; por el momento dependo exclusivamente de las ventas que de a poco fueron aumentando, en cuanto la gente comenzó a conocernos y darse cuenta de que hay artistas muy interesantes.

El comienzo fue durísimo porque estaba completamente sola y era desconocida en el medio, de modo que lógicamente nadie confiaba en mí o se interesaba. Por supuesto, contaba con que sería así, pero vivirlo fue darme contra las paredes constantemente, me sentía en un proyecto suicida en el que perdería todo. Pero a pesar del panorama desolador creo que para encarar un gran proyecto hay que estar preparado para caerse muchas veces, ser capaz de hacer un análisis objetivo y levantarse otra vez con más fuerza.
Llevar adelante algo así demanda una gran responsabilidad y 100% de compromiso, está lleno de problemas y encrucijadas, y hay que tomar decisiones constantemente. Tuve miedo, al principio, de no pasar estas pruebas pero creo que el proyecto es suficientemente fuerte como para que se sostenga y crezca en el tiempo.
Además crecer como artista repercute en el crecimiento APPETITE y también en mi entendimiento de nuestras necesidades y exigencias a una galería; realmente me exijo todo lo que querría que una galería me diera si yo fuera sólo artista.
Finalmente, son de gran ayuda mis conocimientos anteriores, ya que pasé por estudiar económicas, además de montones de cursos, seminarios y libros de marketing, management, empresas en general. Incluso, tomé distintos trabajos dentro de empresas con intención de enterarme del funcionamiento interno. Todo este tiempo no sabía exactamente en qué lo aplicaría, pero fui anotando mil ideas, hasta que sentí que era el momento de desarrollarlas y ganó la que resultó más fuerte según un análisis de la situación, bastante intuición, y para ser honesta lo que más me moría de ganas de hacer siguiendo el corazón.

APPETITE Venezuela 638
www.appetite.com.ar * www.fotolog.com/appetite
volver

Daniela Luna Appetite D-mode

D-Mode - mayo 2006
por Kiwi Sainz

Montada a la muestra de Yamandú Rodríguez, un cuarto/paraíso adlescente varón en el sótano de la galería con las paredes cubiertas de fotos de chicas desnudas en pose calendario gomería, Danie Luna emerge como vestal barrial y desde ahí parece gritar "devorame deformame"

DANI LUNA

La Appetitosa. Artista 2° premio último Curriculum 0 (Ruth Benzacar). Galerista. APPETITE. Venezuela 638. www.appetite.com.ar

Daniela Luna contradice las leyes astronómicas, tiene la Tierra a sus pies y en tormo a su galería/planeta orbitan muchos de los nuevos buenos artistas. La mejor heredera de Belleza y Felicidad (justamente porque imitó a Fernanda Lagúnica en el recorrido y no la plagió en el efecto) lleva adelante APPETITE con exquisita glotonería de artista. Bien se sabe que los artists-run galleries son el último grito del arte internacional. Y APPETITE tiene en su haber un premio indiscutible: las mejores inauguraciones de Buenos Aires. Haciendo del exceso y la experimentación su grita de guerra transita estéticas striptrash, cyberhot. Por qué todas sus obras parecen la ante o post sala de un crimen? "Me siento atraída por los avances de la tecnología y cómo ésta crea nuevos códigos y afecta las maneras de relacionarse. En general trabajo usando mi propia vida como punto de partida." En su obra se leen los diálogos con Paul McCarthy - Araki - Mike Kelley - Sarah Lucas - Ana Mendieta - Hustler´s Taboo. La chica de los labios de piercing ppulposos lo insinúa todo sin decir casi nada. Prefiere los haikus de intensidades: locura - violencia - noche - dinamita sobre la cama - relaciones peligrosas - kendo (arte marcial de samurais) - bailar mucho (bailarina de caño, escuché yo?) - perder el control - sentidos carnales y filosos - crashear de noche - y escaparse del auto en llamas (figurado/fisurado) justo a tiempo - resurgir cuando parece que no queda nada.

indice

viernes, abril 21, 2006

Yamandu Rodriguez, Tinderbox... la máquina imposible

Yamandu Rodriguez Appetite Tinderbox 1

yamandu rodriguez
tinderbox
inauguracion: 19 de abril 19 hs
hasta el 25 de mayo


APPETITE
venezuela 638, ciudad de Buenos Aires

La máquina imposible de Yamandú

Yamandu Rodriguez Appetite Tinderbox 2

¿Qué lugar es este? ¿qué máquina trabaja-envuelve al espectador en qué experiencia?

¿Qué se expone en los cuerpos expuestos, qué se sustrae, se llama a silencio?
Hace tiempo que Pascal nos avisó que el problema del hombre consiste en la dificultad de permanecer en su habitación, dicho que miles de jóvenes globalizados desafían asumiendo el llamado mal de hikikomori: prefieren la habitación.
El juego propuesto por el autor se torna fractal, donde el empapelado de fotos sobre muro hace ventana a cientos de habitaciones más
Yamandu Rodriguez Appetite Tinderbox 3


¿Cómo hablar de la interpelación de unos muros vestidos de imágenes de desnudos - en distintos grados de su desnudez - ? ¿A qué experiencia apelar, a la que supone referencia a la instantánea? ¿a la fe en las pruebas de su haber sido, clavado en el pasado?

¿Cómo leer lo virtual en lo visible, lo singular en lo plural, algo entero en lo dividido?
¿qué devuelve el muro en tanto espejo que no propone un entero sino mil cuerpos fragmentados?

¿Cuál es el punto sin el cual no habrá experiencia que valga?
¿Qué me implica en tanto espectador?
¿qué más y qué menos es lo que es que lo que fue?
Yamandu Rodriguez Appetite Tinderbox 4

Las imágenes registros de su haber sido en presencia, no conceden la duda sobre su realidad.

Si la ambientación, instalación, propone estar, instalarse en esa habitación, la nave engulle más que acoge al público en la composición. Aún el espectador más indiferente es interpelado en ese juego de espejos rotos, donde las puntas de los fragmentos lo atraviesan.

La sustracción de las cabezas, fuera por corte de la toma o por borrones sobreimpuestos no sólo no evita que trabaje la máquina de figurabilidad de rostro, sino que la convoca.

Braghettone de visages, el autor censura la parte superior del cuerpo a la altura del cuello, o un poco más arriba de la boca. Lo reservado hace signos de pregunta por las identidades, ¿quiénes son estas chicas que se desvistieron ante la cámara del fotógrafo, ante los ojos- cuerpo del fotógrafo detrás del ojo de la cámara?

El espectro de la identidad retorna en lo abierto de los placares, donde cada detalle hace estigma: las botas, los corpiños y las sillas, tatuajes y aros como prendas íntimas, marcas que hacen, quiérase o no, más o menos rostro. Y descubrimos que nos estaban mirando, en la actualidad imposible, espectral, de la instantánea fotográfica.

Desde el fondo de los desnudos fotografiados a giorno el ambiente irradia los detalles identitarios de los cuerpos.
¿Qué hacen, qué están estaban haciendo? Un erotismo cool emana de la luminosa piel femenina, pero sus actitudes entregan siempre menos de lo que parece, aunque entreguen la piel del entresijo

Yamandu Rodriguez Appetite Tinderbox 5

¿Cuál cuáles son las fuerzas que fulguran en la instalación en tanto composición de un espacio habitación íntegramente cubierto de imágenes de chicas desnudas, desnudándose en su cuarto?
La habitación es jaqueada en su metáfora de lo privado: hasta el más aislado hikikomori se hace un blog para contar su experiencia. No “permanece” en su habitación.

¿Algo o nada se parece a lo que parece que es? Porque si el desnudo parece exhibir el cuerpo ante la cámara, el cuerpo anónimo de la reserva del rostro desmiente su identidad desnuda, mientras el cuerpo los cuerpos se vuelvan intercambiables, ambiguos; pero si los estigmas en el cuerpo, llámese tatoos o piercings, portan intención de hacer identidad, su divulgación generacional devuelve como un látigo el cuerpo con sus grafías sobreimpuestas a un nuevo anonimato.

Sin embargo, otras cicatrices menos intencionales, marcas de nacimiento, gestos, así como el gastado de las prendas por su singular uso, hacen enigmas solubles sobre el nombre inscripto ya en ese cuerpo, ya en ese otro, aunque fuera como pura posibilidad.
Las marcas de identidad en la instantánea, además, migran en contrapunto por todo el espacio de la toma, la imagen no se sustrae del entorno y se torna cartografía, la habitación revela los objetos y otros artefactos del deseo que se cuelan desde el fondo: el anonimato es imposible... por Araceli García

APPETITE
venezuela 638, ciudad de Buenos Aires
hasta el 25 de mayo ver link

indice

Daniela Luna Appetite ProyectoV

martes, 07 marzo 2006

Interviniendo remeras

por Eric Londaits en www.proyectov.org

Exitoso happening sorprendió a San Telmo: la gente llegaba y customizaba remeras en la vereda.
Era un evento de características únicas, entre las que estaba un cierto aire de libertad frente a la claustrofobia que generan las regulaciones que te impiden bailar en los baños de los restaurantes y otras ridiculeces. Era una redefinición de espacios. La vereda frente a Appetite se convirtió en un improvisado taller de customización de remeras donde se pintaba, bordaba, aplicaba, recortaba, mientras se repartían licuados de banana gratis, se escuchaba música de los DJ, y un grupo de "extranjeros locos" hacían graffiti sobre la persiana de la galería.

Si se lo perdieron, no creo que se repita exactamente el mismo evento en un futuro inmediato... pero estén atentos a otros eventos tan bizarros y divertidos. ver link

fotos 1 - fotos 2

indice

5 de marzo 2006

Daniela Luna Appetite La Nacionindice

2005
Luciana Lamothe Appetite Clarinindice
Daniela Luna Appetite La Ciudad

Daniela Luna es una joven figura del arte contemporáneo. Particularmente activa; escribe, pinta, diseña ropa, hace fotografía y también flma cortos y documentales. Es poseedora de una personalidad avasallante, en cuanto a calidad y cantidad de trabajos realizados. Acumula en su haber una serie de logros; obtuvo premios en poesía, expuso pinturas, viajó por Europa y Estados Unidos visitando galerías y museos en los más importantes centros artísticos del mundo. A partir de los 14 años se aproxima al espacio arte-historia, por lo que - a pesar de sus sólo 27 años - es una entendida en estas cuestiones. Entendimiento que la lleva a instalar su propia galería de arte, que llama "APPETITE", tal vez como síntesis de sus deseos de estudio, práctica y apertura a una dimensión que la apasiona y estalla en colores y formas. así es su pintura, desestructurada, plena de signos sugestivos y transmisora de órdenes vitales que, sin embargo, se resuelven desde la aparente sencillez. Lo demás debe ser aprehendido por el ojo del contemplador, quien a su manera lo degustará.

Nota del diario La Ciudad, martes 19 de julio 2005 (fragmento)
por Susana Aguirre

indice

 

Daniela Luna Appetite Clarín San Isidroindice

Daniela Luna Appetite Buenos Aires Heraldindice